Google+
"¿Qué has puesto para comer?
- ¡Oh! No te apures... El cocidito de siempre."

Tormento. Benito Pérez Galdós

viernes, 9 de mayo de 2014

Las collejas, tradición y un cuarteto de tapas.



Hablábamos en un artículo anterior de las muchas plantas que nos ofrecen nuestros campos y ya amenazaba con dedicar un monográfico a la colleja (Silene vulgaris).

Al igual que con las ortigas, las recetas que habitualmente utilizamos para las espinacas dan buenos resultados con las collejas. Si bien las ortigas no son frecuentes en la cocina popular extremeña, las collejas sí aparecen en los recetarios tradicionales. La tortilla, con o sin patata, es quizá la preparación más habitual. También podemos encontrar collejas en los potajes cuaresmales de nuestros pueblos, que resultan algo menos ácidos que los elaborados con espinacas.

Resulta aventurado hablar de la mejor receta de tortilla y mucho más osado sería tildar alguna como “la auténtica” pues hay tantas como gustos. Aun así, me permito reseñar el modo que mejores resultados me ha brindado: prefiero freír la patata por separado, saltear las collejas en un poco de aceite y una vez alcanzados el punto adecuado en cada una (dos o tres minutos para las collejas), mezclar ambas con el huevo batido y cuajar la tortilla. Se obtiene un resultado con jugosidad, sabor y texturas más atractivas dejando el huevo poco hecho; y en cuanto a las cantidades: una proporción aproximada de una parte de patatas para dos partes de collejas. ¿Cuánto huevo?... Pues como la harina de la repostería tradicional: ¡el que admita!


Animado por la escritura de este artículo he buscado algunas alternativas sencillas a las preparaciones más conocidas de la colleja y el resultado ha sido un cuarteto de tapas con una base de collejas ligeramente salteadas en un poco de aceite de oliva virgen. Buscaba sabores suaves que no ocultasen la personalidad de la colleja pero con la suficiente fuerza para equilibrar su protagonismo. La primera decisión ha sido evitar la tentación de las especias y del sofrito con ajo (muy a pesar de mi condición de ajoadicto) y centrarme en el sabor de los ingredientes principales.

Con queso y nueces: base de pan tostado, capa de collejas salteadas, lámina de queso gouda y unos trocitos de nueces. Si hubiese tenido a mano un Arzúa, probablemente habría probado con él y quién sabe si, como guiño a las tierras gallegas, le hubiese añadido un laminita de membrillo. Podría hacerse también con torta de La Serena, pero no respondo del equilibrio de sabores. Un brie podría ser otra buena opción... si alguien decide ensayar, le animo a compartir resultados. Rematamos con un golpe de grill o microondas para fundir ligeramente el queso.

Con huevo de codorniz: base de pan tostado, capa de collejas salteadas y un huevo frito de codorniz con un poco de sal en escamas aromatizada con boletus. No estaría mal probar con algo de pimentón de La Vera.

Rollito de bacon relleno de collejas salteadas. Puede sujetarse con un palillo pero he preferido utilizar una tira de puerro para atar el rollito. Terminar a la plancha hasta dorar un poco el bacon.

Con salmón: una cama de collejas salteadas y un trocito de salmón fresco marcado a la plancha, completar con un toque crujiente de sésamo y sal Maldom.

No es fácil la elección del vino, pero un Muscat de Bodegas Coloma puede proporcionar buena compañía a este cuarteto.

6 comentarios:

  1. No conozco esa planta. A lo mejor la tengo mi alcance y no se aprovecharla.
    Sin embargo con las ortigas si que preparo cosas.
    Seguramente las cuatro tapitas estén estupendas con ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena Valentín y es fácil de identificar. Añado unos enlaces:

      http://www.recetasdemama.es/2014/03/collejas-esparragadas/
      http://www.ivia.es/mejora2006/apdf/otras_horticolas/057COLLLEJAresumen%20texto-corregido.pdf
      http://www.unavarra.es/herbario/htm/Sile_vulg.htm

      Un saludo y muchas gracias por tu puntual seguimiento al blog.

      Eliminar
  2. Las collejas, este año ha sido y sigue siendo un buen año,nostors las hemos encontrado incluso en Galicia, allí son mas pequeñas debido al aire que les pega, pero en Madrid hemos hecho este año una cosecha abundante. Por eso este año el potaje de semana santa con Collejas. Por cierto gracias por las ideas con el salmón, lo probaré...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Madrid no las he llegado a coger, solía buscar plantas en la zona de Cercedilla, pero es posible que en esa época no las conociese todavía (hace muchos años).
      Por lo que he leído, es una planta muy extendida y no solamente en Europa.
      Espero que te guste la idea del salmón. La verdad es que es una verdura muy versátil que permite infinidad de preparaciones. En la respuesta al comentario anterior he dejado un enlace con propuestas muy interesantes.
      Saludos

      Eliminar
  3. Ay¡¡¡¡ Madre mia que de cosas que haces con las collejas, me encantan. Las conozco desde pequeña, cuando iba a ver a mis abuelos en un pueblo de Toledo, mi abuelo nos llevaba por sus olivos a coger collejas, despues mi abuela hacia tortilla de Collejas, nunca mas comi desde que murieron mis abuelos. En Malaga ni las conocen.
    Fantastico. Un saludo desde Mi Dornillo/ http://lacocinadeestela.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate, Estela: seguro que en alguna zona cercana las encuentras. Si no las hay en las zonas más costeras, seguro que lindes de huertas y olivares un poco más hacia el interior debe haberlas... luego todo es un poco de imaginación.

      Eliminar